Cómo evitar que la soledad del autónomo sea un problema para crecer

Somos animales gregarios, lo llevamos en el ADN: nos gusta reunirnos con familiares, vecinos, amigos, personas con las que tenemos una actividad en común para debatir, compartir ideas y escuchar lo que otros tienen que decir.

Para muchas personas, esta interacción es de hecho una fuente de crecimiento personal y profesional que tiene el potencial de impulsarlos a mejorar en su trayectoria.

En ocasiones, sin embargo, la naturaleza del sector inmobiliario en el caso de ser autónomos nos lleva a pasar largas temporadas alejados de este intercambio social y la soledad que sentimos puede hacer mella en nuestro ánimo…y nuestro negocio.

¿Cómo podemos afrontar esa situación para sacar el máximo provecho a nuestras circunstancias? Hoy hablamos sobre cómo evitar que la soledad del autónomo sea un problema para crecer.

La soledad del autónomo, ¿amiga o enemiga?

Hay una poderosa razón por la que un gran número de personas se dan de alta como autónomos: la certeza de que solo de esta manera tendrán el control sobre las decisiones que afectan a su actividad y que el trabajo, si bien puede ser absorbente y agotador, les llevará en la dirección que necesitan para triunfar.

Desgraciadamente, tampoco podemos negar que los sentimientos de soledad van aparejados a la vida del autónomo, especialmente en sus comienzos.

Cuando emprendemos una actividad en solitario, es posible que incluso nuestros allegados más cercanos intenten convencernos de que estamos tirando el tiempo y el dinero cuando podríamos, simplemente, trabajar por cuenta ajena.

Contar con el apoyo de tu círculo más íntimo es muy importante para afrontar esta aventura, que como sabemos está plagada de obstáculos burocráticos, logísticos y económicos que pueden hacernos desfallecer en más de una ocasión.

Nuestra mayor motivación será recordar que si bien hemos pasado algún tiempo ayudando a otros a realizar sus sueños… ha llegado el momento de realizar los nuestros, y que nadie más lo puede hacer en nuestro lugar.

Pero por más motivados que estemos, habrá partes del proceso muy duras porque trabajar en el vacío absoluto es descorazonador, aunque la buena noticia es que ¡no tenemos que hacer este camino solos!

Allá afuera hay un ejército de autónomos como nosotros que se enfrentan a los mismos problemas y con quienes podemos avanzar en la consecución de los logros que perseguimos.

8 consejos para evitar que la soledad del autónomo sea un problema para crecer

Ser autónomo, más allá de la categorización de la actividad económica, tiene que ver con ser capaz de hacer las cosas de forma independiente y sin condicionantes externos que nos impongan horarios o modelos de trabajo ajenos a nuestra manera de entender un negocio.

Pero poder desarrollar nuestro trabajo sin ayuda, no quiere decir que tengamos que hacerlo, especialmente porque de la interacción con otros profesionales y ambientes puede surgir una sinergia favorable a ambas partes que propicie la creatividad y el crecimiento mutuo.

 

1. Rodéate de un equipo de profesionales de tu sector en los que confíes y que puedan ejercer de consejeros cuando necesites discutir una idea que no termina de cuajar, o si crees que estás estancado en tu desarrollo profesional.

Escucha sus experiencias, toma nota de sus estrategias y sobre todo, intenta abrirte sin juzgar las sugerencias que en principio podrían resultar chocantes, pero que quizás son justo lo que necesitas para avanzar.

2. Plantéate alternar el trabajo en casa con una oficina conjunta donde hacer coworking. No solo podrás cambiar de ambiente para romper la rutina, sino que la interacción con profesionales que no sean de tu sector te puede aportar una visión fresca sobre los problemas que te preocupan.

 

Es muy posible que descubrir la manera en que se han enfrentado a una situación particular te ayude a encontrar una solución alternativa a algún problema que desde tu marco profesional no podías resolver.

 

3. No dejes que la rutina te condene al aislamiento. La pandemia nos ha obligado a pasar las horas laborales pegados a una pantalla y esta situación, prolongada en el tiempo, nos ha pasado una factura emocional importante.

Para quienes ya han vuelto a la oficina los efectos se han paliado, pero para los autónomos puede ser más difícil romper con esta inercia, así que deja de lado el pijama, sal a tomar café, queda con tus amigos, haz ejercicio y establece horarios diferenciados para el trabajo y el descanso.

4. Sé consciente de que tus pensamientos generan emociones. Si estás pensando continuamente en la soledad que sientes, desaprovecharás la oportunidad de hacer todo aquello a lo que te posibilita tu estatus como autónomo.

Dedica tiempo a sentarte a planear tu futuro, reevalúa tus metas, planea caminos alternativos, establece plazos, todo ello con la absoluta libertad que te proporciona tu privilegiada condición.

5. Considera las circunstancias políticas y macroeconómicas antes de «fustigarte» pensando que lo estás haciendo mal. No lo podemos controlar todo, especialmente en los momentos en que vivimos.

 

Evalúate con justicia y modifica tus expectativas o tus plazos para que puedas adecuarlos a la realidad del mercado inmobiliario. Piensa que tú estás ahí y seguirás ahí cuando las tornas cambien si has sabido adaptarte correctamente.

 

6. Para bien o para mal, la soledad da miedo porque todo recae en nosotros. Pero si superamos ese temor a equivocarnos y nos atrevemos a hacer algo diferente, descubriremos que hay mejores y más eficientes maneras de solventar los problemas, y que esto sea el punto de inflexión para hacer crecer nuestro negocio.

7. Sal a comerte el mundo con una sonrisa. Rechaza todo aquello que destile negatividad –medios, personas tóxicas, pensamientos autodestructivos…– y créate el hábito de agradecer continuamente todo aquello que tienes y que has conseguido.

Tienes que ser tu mejor admirador y creer en ti aún cuando los demás piensen que estarías mejor trabajando para otros. Ellos no conocen tu fuerza y tu motivación, pero tú debes recordarlas cada día.

8. Aprovecha todas las oportunidad que tengas para seguir sintiéndote parte activa y positiva de la sociedad. Dona sangre, ofrece ayuda a una ONG, dedica unas horas a ayudar a los demás… Toda contribución desinteresada te ayudará a sentirte parte de tu comunidad y te dotará de más impulso para alcanzar más y mejores metas.

 

Recuerda que es normal sentirse solo a veces, pero que todo el apoyo que necesitas para avanzar en tu proyecto está al alcance de tu mano… y a veces, a un clic de distancia.

Por eso te invito a que veas la entrevista que le hice a Diamantina Centeno –Empresaria, Coach y Mentora de mujeres extraordinarias– y descubras todo lo que puedes hacer y cómo evitar que la soledad del autónomo sea un problema para crecer.

 

 

Comparte:

Ser agente inmobiliario

Empieza tu carrera profesional con RE/MAX Urbe II y consigue vivir de por vida como agente inmobiliario.

Últimos Podcasts

Lo último del blog

Suscríbete al Newsletter

¿Quieres recibir noticias relevantes del sector inmobiliario?

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Rocío González Gasque como responsable de esta web.

Finalidad: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios:  Clientify S.L. Ver política de privacidad de Clientify.

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@rocioggasque.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Más información en mi política de privacidad.

Síguenos en redes

Ir arriba