Cómo puedes generar entusiasmo en ti y tus agentes inmobiliarios

Cómo puedes generar entusiasmo en ti y tus agentes inmobiliarios

En los últimos años estamos padeciendo miedo e incertidumbre por nuestro futuro personal y profesional y hoy vengo a hablarte de cómo puedes generar entusiasmo en ti y tus agentes inmobiliarios.

Debido a la pandemia, hemos vivido con angustia por el estado de salud de la gente que amamos, muchas empresas han tenido que cerrar, la conflictiva situación geopolítica nos acecha en las noticias cada día…

No es extraño que ante este panorama, nos sea cada día más difícil vivir con entusiasmo. Por eso, hoy más que nunca necesitamos encontrar la manera de reavivar esa «llama» que nos sirve de motor para afrontar el día con alegría y esperanza.

Y tenemos que ser nosotros los que nos pongamos a la tarea; no hay buenas intenciones ni condicionantes externos que por sí mismos puedan poner la maquinaria en marcha.

¿Qué es el entusiasmo?

Si atendemos a la definición del diccionario, el entusiasmo es un sentimiento de exaltación del ánimo producido por la admiración apasionada por algo o por alguien y que se manifiesta al hablar o al actuar.

Ese sentimiento que nos hace enamorarnos de una persona, una experiencia, un deporte o del trabajo que hacemos como un fan de un grupo de rock se emociona pensando en la perspectiva de un buen concierto, aunque falten meses para la fecha.

Un buen agente inmobiliario muestra entusiasmo por su profesión tanto si está delante del ordenador o atendiendo el teléfono, como si está disfrutado de un buen restaurante pasando tiempo agradable con amigos.

Cómo puedes generar entusiasmo en ti y tus agentes inmobiliarios

El entusiasmo, en el sector inmobiliario, es algo que no se puede fingir porque tus clientes perciben cuándo estás disfrutando tu trabajo y cuándo no estás interesado en sus verdaderas necesidades y problemas.

Sin embargo, hay distintas estrategias para prender la chispa del entusiasmo cada día. Una de las más poderosas es la que tiene en cuenta el poder de la música en la vida.

Todos tenemos una serie de canciones que constituyen «nuestra banda sonora», y en esta colección hay unas cuantas que nos levantan el ánimo y nos activan, por su ritmo o sus mensajes de optimismo.

Puedes utilizar la música de las siguientes maneras:

  1. Camino al trabajo, ya sea en transporte público, caminando o conduciendo, es un excelente momento de preparación para tu día. Música con ritmo, divertida o que te recuerde cosas importantes para ti, antes de poner un pie en tu oficina.
  2. Elige una canción «poderosa» y escúchala alta cada vez que tengas una entrevista con un cliente o cuando tengas que acometer una tarea difícil. Después de un tiempo, tu cerebro estará condicionado a reaccionar de forma inmediata a este estímulo.
  3. Música para reconducir un día tedioso o cansado. Para toda tarea y permítete disfrutar de unos momentos relajantes para recargar las pilas y volver al trabajo con más ganas todavía.

Por mucho que la crisis mundial nos haya afectado a todos, los agentes inmobiliarios tenemos uno de los trabajos que genera más estrés, pero también el que reporta más satisfacción entre sus trabajadores.

Otra manera muy eficaz de recargar tus niveles de entusiasmo es recordarte periódicamente por qué te dedicas a este trabajo, porque aún en un contexto como el actual, el mercado inmobiliario sigue vivo y moviéndose a una velocidad vertiginosa.

Las oportunidades están delante de ti y tu entusiasmo es el que puede hacer que no seas un agente más, sino el agente que más propiedades capta, el que mejor valoración tiene entre sus clientes…

Ser agente inmobiliario te permite estar en contacto muchas personas y convertirte en aquél que puede marcar la diferencia en sus vidas.

El poder de «tocar el corazón» de formas insospechadas.

Pequeños actos de servicio, ser amable y comprensivo, tener paciencia con sus necesidades preguntas… Todo esto, además de la naturalidad y profesionalidad en nuestro trabajo tiene el poder de tocar el corazón de los posibles clientes de formas insospechadas.

Conforme va pasando el tiempo en la profesión, como broker tienes la oportunidad de ayudar a otros a que sigan tu camino y sean exitosos.

El entusiasmo no se puede generar de forma externa, pero si te interesas por los agentes a tu cargo y dedicas tiempo no solo a ver estadísticas de llamadas y venta, sino que de forma sincera averiguas qué problemas personales puede estar atravesando, podrás encontrar la forma de ayudarle y que pueda tomar las riendas de su trabajo con mayor entusiasmo.

No se trata de ser el mejor, el más bueno, el único… sino de ser un poco mejor de lo que eras ayer. El entusiasmo con que empieces tu faena hoy no dará frutos mañana, pero quizás sí el día siguiente, o el siguiente, o el siguiente… y ese día estarás ahí para disfrutar del buen trabajo realizado.

Si quieres saber más sobre cómo puedes generar entusiasmo en ti y tus agentes inmobiliarios, puedes escuchar la entrevista que le hice a Jordi Pol, director de ventas de de AICAT Inmobiliaria.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte:

Ser agente inmobiliario

Empieza tu carrera profesional con RE/MAX Urbe II y consigue vivir de por vida como agente inmobiliario.

Últimos Podcasts

Lo último del blog

Suscríbete al Newsletter

¿Quieres recibir noticias relevantes del sector inmobiliario?

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Rocío González Gasque como responsable de esta web.

Finalidad: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios:  Clientify S.L. Ver política de privacidad de Clientify.

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@rocioggasque.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Más información en mi política de privacidad.

Síguenos en redes

Ir arriba