Comunicación disruptiva: el gran reto de una agencia inmobiliaria

Comunicación disruptiva: el gran reto de una agencia inmobiliaria

Los consumidores estamos expuestos a un bombardeo constante de información, ofertas, peticiones y encuestas, difícil de cuantificar. RR.SS, tv, whatsapp, la calle, los amigos, los anuncios de las las páginas web que abrimos… llamadas de atención para lograr que el mensaje siempre llegue a su destinatario.

Y en esta guerra de anuncios, es complicado distinguirse porque al final, los clientes se saturan –como también tú y yo–y terminan por no hacer caso a nada –¿alguna vez has leído alguna vez la información de las cookies, por ejemplo?–.

Este ruido «informativo» nos envuelve sin piedad y nuestros esfuerzos por hacernos oír suelen quedarse mudos, por eso hoy te traigo Comunicación disruptiva: el gran reto de una agencia inmobiliaria.

  1. ¿Cómo hacemos para que lo que tenemos que decir le llegue a nuestro cliente de forma certera?
  2. ¿Qué mecanismos podemos utilizar para despertar su interés y que sea el cliente quien se acerque solicitando nuestros servicios?
  3. ¿De qué herramientas nos podemos valer para atraerlo y convencerlo de que somos la mejor opción del mercado para él?

Dejar de hacer lo que hacías es tu primer reto

Antes que nada, piensa en lo que estás haciendo ahora mismo y que evidentemente no está dando el resultado esperado. ¿Aún crees que el correo electrónico es la mejor manera de llegar a tus clientes?

Puede ser que fuera así en los tiempos gloriosos de Hotmail, en donde todos estábamos ansiosos por recibir un correo y leerlo, pero ahora, la mayoría de los envíos pasan sin pena ni gloria si no tienen contenido relevante para el lector.

Todo eso se quedó estático en el pasado y lo que no se mueve, está muerto. Piensa a dónde llegan los mensajes que todo el mundo ve. ¿Conoces a alguien que se resista a mirar un WhatsApp?

Y aunque ese tiempo llegará cuando este método de comunicación esté superado, de momento ahí tienes una vía para comunicarte con tus clientes de forma directa, por ejemplo, enviándoles vídeos y enlaces de propiedades interesantes –no te olvides del previo formulario de autorización para evitar infringir la LOPD–.

¿Todavía basas tu estrategia de captación sólo en hacer llamadas a puerta fría?
No es un método obsoleto, es cierto, pero hay agentes que ya han descubierto que su capacidad para darse a conocer se multiplica abriendo una cuenta de Instagram o TikTok, para mostrar su trabajo diario y lograr estar en la mente de los clientes cuando tienen una necesidad inmobiliaria.

¿Te imprimes las fichas de las propiedades y las dejas en el escaparate hasta que el sol las decolora?
Todo tu trabajo se puede ir al garete si te aferras a seguir anunciándolos de esta manera. Invertir en una pantalla luminosa que muestre los pisos con lujo de detalle y con colores vivos, hará que los transeúntes se muestren más interesados en lo que vendes.

Haz lo que nadie se ha atrevido a hacer todavía

Tal cual. Es hora de soltarte la melena y probar nuevas maneras de atraer la atención de tus clientes para que se sientan tentados por conocer tus servicios.

Nunca olvides que en un sector con un movimiento constante como el inmobiliario, en donde la necesidad de vivienda tiene que quedar solventada de una forma o de otra, el primero que se atreve a diferenciarse es el que se lleva «el gato al agua».

4 ideas disruptivas para dar a conocer tus servicios

Primera idea: distínguete de la competencia que ofrece sus conocimientos profesionales en redes sociales convirtiéndote en un verdadero influencer.

No se trata solo de hablar de pisos, plusvalías o notas simples, sino de ser capaz de comunicar todos estos datos echando mano del humor, de nuestras habilidades para la edición o para el canto.

¿Teatralizaciones de situaciones cotidianas con los clientes con un toque de ironía? ¿Vestirte con colores llamativos y crearte una cabecera con música pegadiza? ¿Y por qué no? Estarás siempre en la mente de tus clientes potenciales cuando quieran vender o comprar, o conozcan a alguien que quiera hacerlo.

Segunda idea: recorre las calles de tu zona de influencia seguido de una charanga, de camino a un piso en donde tengas montado un open house. Asegúrate de que todos en la manzana se den cuenta de que es tu empresa, y no otra, la que está vendiendo esa propiedad.

Regala globos, caramelos y flores a los transeúntes y mientras les ofreces tu tarjeta. Seguro que al llegar a casa se lo cuentan a la familia, y durante la semana ya lo sabe todo su círculo cercano. Ahí pueden estar los siguientes propietarios a los que ayudes.

Tercera idea: establece un coffee time en tu oficina poniendo carteles en la puerta, proponiendo tomar un café gratis un día determinado a la semana… y cuéntalo en los comercios de barrio cercanos e invítalos también.

Que tus agentes estén listos para que cuando la gente llegue, puedan darles conversación y ayudarles a solventar sus dudas sobre las necesidades que tengan. ¡Ofréceles un momento agradable! para que se sientan más cómodos cuando necesiten tus servicios.

Cuarta idea: ponte el reto personal de salir por la mañana con un taco de tarjetas de visita… y volver habiéndolas repartido todas –en el ascensor, en la escuela de tus hijos, en la consulta del ginecólogo, en la reunión de la escalera…–. De la mañana a la noche tienes muchas oportunidades para darte a conocer, y su coste es ridículo.

Que no te pare el miedo a molestar, nunca sabes si realmente le estás haciendo un favor a alguien que no sabía cómo solucionar su necesidad de vender o comprar un inmueble en ese momento.

Tras leer Comunicación disruptiva: el gran reto de una agencia inmobiliaria, ¿qué otras cosas se te ocurren para romper con la inercia de hacer las cosas como siempre las has hecho?

Para acabar por hoy, te invito a que veas la entrevista que le hice a Sandro Tamborra, country manager de Spinmedia.

 

  

Si eres agente inmobiliario y quieres darle un giro profesional a tu carrera, suscríbete.
¡Juntos impulsaremos tu éxito!

Comparte:

Scroll al inicio