El viaje de la industria inmobiliaria hacia la digitalización

El viaje de la industria inmobiliaria hacia la digitalización

Desde el inicio de la producción en masa del Ford T en 1908, la industria del automóvil ha experimentado cambios progresivos y paulatinos que con el correr de los años nos han traído a los modelos Tesla de conducción inteligente que tenemos hoy.

Ha sido un camino largo, con mejoras continuas en una lucha por aprovechar la tecnología disponible para conseguir un mejor producto.

El sector inmobiliario, por otro lado, representa un caso curioso: los agentes del año 2000 contaban más o menos con las mismas herramientas de comercialización que sus colegas de mediados del siglo XX:

  • anuncios por palabras en los diarios,
  • llamadas a puerta fría,
  • carteles en las calles,
  • archivos en papel,
  • y un cuaderno donde apuntar contactos, llamadas y fechas importantes para que no se les olvidaran.

La incursión abrupta de Internet y los ordenadores personales vino a darle la vuelta a un negocio que, como hemos indicado, se había desarrollado de la misma forma durante décadas, sin cambios muy reseñables.

La posibilidad de digitalizar no sólo las características de un inmueble, sino de mostrar fotos en un medio como Internet para poderlas compartir, revolucionó un sector que tuvo que aprender a marchas forzadas cómo utilizar todos estos avances en su beneficio.

Y es que, la digitalización y la adopción de nuevas tecnologías permea todos los aspectos no solo del sector inmobiliario sino prácticamente de cualquier sector económico, social o cultural de nuestra época, pero en nuestro caso, los avances son llamativos por lo espectaculares que resultan.

El CRM, tu asistente personal

Hay agentes superorganizados y muy eficientes que han basado su trabajo en su capacidad para recordar detalles, fechas y citas utilizando una agenda en papel y tampoco lo han hecho tan mal.

El problema viene cuando la agenda se pierde, o la agenda está en la oficina y tú en la calle, o cuando el postit que dejaste pegado a la pantalla del ordenador para recordarte un dato. pierde el pegamento y «desaparece».

Los CRM, –Costumer Relationship Manager– cambiaron por completo la manera en que un agente inmobiliario se relaciona con sus clientes, gestiona sus contactos y prospectos y organiza todo aquello que es pertinente para la comercialización de una propiedad.

Citas, seguimiento, acciones de marketing, campañas… todo es posible, incluso para un autónomo que no cuenta con staff o cuyo staff es muy reducido, ya que el CRM hace el papel de un asistente personal al que, alimentado con los datos correctos, nada se le olvida.

Los portales inmobiliarios, escaparates en ceros y unos

¿Qué pasaba con los anuncios por palabras? No había mucho espacio en los periódicos para hablar sobre las características de un inmueble, y los posibles compradores llamaban para concertar citas en donde tenían que ir a ciegas a visitar pisos que en muchas ocasiones podrían haber descartado al primer vistazo.

La irrupción de los portales inmobiliarios, –con sus anuncios a todo color sin prácticamente límite de texto–, dotó a las agencias de un instrumento invaluable para mostrar su cartera de propiedades:

  • mostrando los puntos fuertes de las mismas,
  • enseñando ángulos que podían resultar interesantes a los clientes potenciales,
  • facilitando la comunicación con las agencias profesionales,
  • y con la capacidad de filtrar por precio, número de habitaciones o zona con un clic.

En los últimos 10 años, portales como Idealista no han parado de crecer e incorporar funcionalidades de mucha utilidad para clientes y profesionales, ofreciendo la posibilidad de hacer de la experiencia de búsqueda de una propiedad algo mucho más completo y eficaz, que además permita conectar oferta y demanda en el menor tiempo posible.

La realidad aumentada y la experiencia 360

La tecnología relacionada con las visitas virtuales –videotours, planos 3D, vistas aéreas con drones–, coqueteaba con la industria inmobiliaria desde hace años, pero no dejaba de ser un curioso añadido para un proceso de compra/venta tradicional donde todo empezaba con una llamada a la agencia y terminaba con un apretón de manos en la notaría.

Sin embargo, lo accesorio se volvió imprescindible cuando, imposibilitados por la emergencia sanitaria de la pandemia de COVID-19, estos medios tecnológicos que permitían mostrar una propiedad a distancia por medio de una pantalla se convirtieron en la única manera de trabajar con seguridad y siguiendo las directrices marcadas por el gobierno.

Lo que hasta entonces había sido algo meramente anecdótico, se convirtió en la única forma de trabajar, y una vez familiarizados con:

  1. las videoconferencias,
  2. la firma electrónica
  3. y los planos 3D,

tanto clientes como agentes descubrieron las innegables ventajas de echar mano de una tecnología que les ahorraba tiempo de visitas, depuraba mucho mejor la demanda y aceleraba el cierre de las operaciones.

Y una vez levantadas las restricciones, ¿quién quiere volver al modelo antiguo? El camino que se ha tomado es ya irreversible, y no nos imaginamos ya tener que volver a los antiguos usos cuando contamos con herramientas que ya son parte de esta nueva manera de ejercer la profesión inmobiliaria.

Inteligencia artificial y el toque humano

Hace años que nos venían advirtiendo que la inteligencia artificial llegaría para aprender a hacer las cosas que hasta este momento estábamos haciendo los humanos, solo que con más rapidez y precisión… y ese momento ha llegado.

La muy reciente incursión de los modelos de IA como el ChatGPT o plataformas de generación de contenidos audiovisuales nos tiene boquiabiertos y las sorpresas al parecer no han hecho sino comenzar.

Hay un debate sobre cómo esta tecnología afectará a todos los sectores económicos y el inmobiliario no es la excepción. Seguramente habrá muchos procesos que los ordenadores simplificarán al máximo, haciendo innecesario que llevemos a cabo tareas a las que estábamos ya acostumbrados.

¿Es eso una mala noticia? ¡En absoluto! Sinceramente, cuanto más trabajo mecánico y burocrático pueda sacar adelante un ordenador, el agente inmobiliario puede contar con más tiempo para dedicarse a brillar en lo que es imprescindible, es decir, en generar confianza en su cliente para que éste le confíe la venta de su propiedad y le acompañe paso a paso en el proceso.

¿Quieres conocer más sobre los retos que debe afrontar la industria inmobiliaria en el camino hacia la digitalización? Te invito a que veas la entrevista sobre el viaje de la industria inmobiliaria hacia la digitalización que le hice a Ana Palacios, Coaching and Training Manager en Idealista. ¡Que la disfrutes!

 

 

Si eres agente inmobiliario y quieres darle un giro profesional a tu carrera, suscríbete.
¡Juntos impulsaremos tu éxito!

Responsable: Rocío González Gasque Finalidad: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Dinahosting S.L. Debes saber que mi hosting es 100% español y 100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@rocioggasque.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Más información en mi política de privacidad.

Comparte:

Buscar
Ser agente inmobiliario

Empieza tu carrera profesional con RE/MAX Urbe II y consigue vivir de por vida como agente inmobiliario.

Últimos Podcasts

Lo último del blog

Scroll al inicio