CNAEI un proyecto de unión inmobiliaria

CNAEI, un proyecto de unión inmobiliaria

Por su complejidad en los procesos y las altas cantidades de dinero que están en juego en las operaciones de compra-venta de inmuebles, es lógico que nuestro sector requiera de profesionales formados y competentes.

 

Agentes inmobiliarios que sepan llevar a buen puerto toda negociación, averiguación y requerimientos necesarios para firmar un contrato en notaría, y esto que parece tan evidente, no siempre ha sido así, pero ahora ya podemos afrontar juntos los retos del futuro.

Solemos mirarnos en el espejo de Estados Unidos, en donde la profesión inmobiliaria lleva años regulada, pero en el caso de España, el camino ha sido largo y tortuoso, y aunque cada vez nos acercamos más a la profesionalización real del sector, aún queda mucho trabajo por hacer.

Un poco de historia inmobiliaria en España

Aunque siempre ha habido expertos en el antiguo negocio de vender o comprar, la figura del intermediario inmobiliario como tal empezó a regularse delimitando ciertas funciones y obligaciones, gracias al Real Decreto 3248 del año 1969, que establecía aquellas tareas que podían llevar a cabo quienes tuvieran la consideración de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria –APIS–:

  1. Compraventa y permuta de fincas rústicas y urbanas.
  2. Préstamos con garantía hipotecaria sobre fincas rústicas y/o urbanas.
  3. Arrendamientos rústicos, cesión y traspaso de estos últimos.
  4. Evacuar las consultas y dictámenes que les sean solicitados sobre el valor en venta, cesión o traspaso de los bienes inmuebles a que se refieren los tres apartados anteriores.

Aunque nunca se especificó que esta tarea sólo pudieran realizarla en exclusiva aquellos que estuvieran colegiados como APIS –con titulación del Ministerio de Vivienda–, en la práctica, fue mayoritariamente así hasta el año 2000, en donde el Real Decreto 4/2000 específicamente en su artículo 3, liberalizó el sector.

Y esto propició la entrada en el mismo de todo tipo de agentes, sin exigir titulación ni pertenencia a ningún colegio profesional, estableciéndose como única obligación el alta en la actividad económica, IAE.

Tras algunas modificaciones y enmiendas a la ley en mayo de 2003, se establecía una previsión para que, con base en la protección de los consumidores, hubiera una norma reguladora del sector en donde se pudieran exigir ciertos requisitos para desempeñarla.

Sin embargo, esto no se concretó de manera alguna, con lo que a partir de ese momento, los intermediarios inmobiliarios pasaron a dividirse en dos grupos: los APIS y todos aquellos que sin estar colegiados, estaban dados de alta en la actividad a efectos fiscales.

Desde entonces, y de la mano principalmente de los APIS, se ha impulsado crear una normativa que regule de forma efectiva al sector, aunque los resultados hasta este momento habían sido desiguales ya que las competencias en Vivienda están descentralizadas y ha sido cada asociación o colegio local el encargado de luchar por esta regulación, con sus respectivos gobiernos autonómicos.

CNAEI, un proyecto de unión inmobiliaria

En este panorama de autorregulación bastante dispersa por el territorio nacional, surge la idea de la CNAEI, la Confederación Nacional de Agentes y Empresas Inmobiliarias, que responde a la necesidad de tener a un interlocutor universal en el sector inmobiliario, capaz de aglutinar fortalezas y demandas de todo agente económico involucrado –COAPIS, asociaciones locales y federaciones nacionales– para contar con la fuerza negociadora necesaria que impulse un cambio en la legislación en pos de la regularización de la función inmobiliaria.

El objetivo principal de la CNAEI es «conseguir un marco jurídico que proteja adecuadamente al consumidor en el sector inmobiliario», y como consecuencia, confía en que esto:

  • ayude a dignificar y llenar de prestigio a la profesión,
  • a redundar en múltiples beneficios para la actividad,
  • y a motivar a los agentes a formarse mucho mejor y de forma constante.

Participan de la CNAEI los distintos COAPIS, la FASAPI, la FNAPI, FAI y FADEI, asociaciones y colegios que aglutinan en total a más de 15.000 miembros a lo largo y ancho del territorio español.

Sus miembros comparten estrategias, formación, proyectos y experiencias para potenciar sus esfuerzos individuales y avanzar de forma más ordenada y con mayores garantías hacia la profesionalización del sector.

Los frutos más visibles de este esfuerzo, además de la visibilización en positivo ante los medios de una actividad históricamente desprestigiada por los abusos propios de la falta de regulación, han comenzado a darse en la creación de Registros de Agentes Inmobiliarios en distintas comunidades, vigentes ya en Cataluña, Madrid, Canarias, Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana.

Los Registros de Agentes tienen el objetivo de regular la actividad inmobiliaria, exigiendo a los profesionales:

  • Una formación inmobiliaria mínima.
  • Disponer de un local abierto al público para desarrollar su actividad.
  • Tener un aval por medio de seguros de responsabilidad civil y de caución para responder de las cantidades depositadas para la intermediación, entre otros requerimientos.
  • El beneplácito de las asociaciones locales y COAPI, así como de la administración y de las asociaciones de consumidores.

¿Hacia dónde vamos en el sector inmobiliario?

Independientemente de si estamos en un mercado de compradores o vendedores y de los vaivenes económicos a lo que hemos estado y estaremos sometidos, lo que sí hay que tener claro es que el único camino posible para llegar lejos, es el que hagamos todos juntos, y CNAEI es un proyecto de unión inmobiliaria.

No se puede desarrollar esta actividad con garantías si no unimos fuerzas para compartir conocimientos y estrategias de crecimiento, contactos y sinergias.

La mediación inmobiliaria requiere de grandes dosis de generosidad, porque aparte de la retribución económica, tiene que haber una vocación de servicio evidente para atender a nuestros clientes de la forma más efectiva posible.

Esa motivación es la que nos llevará a formarnos de manera continua, a acercarnos a otros profesionales para seguir aprendiendo en congresos y cursos de distinta índole, y a afiliarnos a asociaciones locales que luchan por la dignificación de la profesión.

Esta fuerza que nos da el estar organizados, es la que necesitamos para poder ser los expertos que el gobierno necesita consultar antes de tomar las decisiones que afectan a nuestra actividad, ya que somos nosotros quienes tenemos el conocimiento a pie de calle del sector para ofrecer soluciones y alternativas a cualquier reto que el mercado nos plantee.

Y para finalizar CNAEI, un proyecto de unión inmobiliaria, te invito a ver la entrevista que le hice a Gerard Duelo, presidente del Consejo General COAPI de España para aprender más sobre este tema. ¡Que la disfrutes!

 

 

Si te interesa el mundo inmobiliario y necesitas más información,
te leo con gusto y te responderé encantada para ayudarte.

Comparte:

Ir arriba